documento bse

Quieres compartirlo?

REFLEXIÓN INICIAL DE LA 5ª CONFERENCIA DE LA CULTURA
El papel de la cultura en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es
cuestionado desde la propia declaración de la UNESCO al respecto y tras la aprobación
en 2015 de la Agenda 2030 que definía los 17 objetivos (ODS) como “una oportunidad
para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la
vida de todos, sin dejar a nadie atrás”.
Podemos entenderlo mejor en las aclaratorias palabras de Jyoti Hosagrahar, director de la
División de Creatividad del Sector de Cultura de la UNESCO y encargado, entre otras
tareas, de integrar la cultura en las actividades destinadas a alcanzar los objetivos de la
Agenda 2030 de las Naciones Unidas, cuando declara:
“La cultura es todo lo que constituye nuestro ser y configura nuestra
identidad. Hacer de la cultura un elemento central de las políticas de
desarrollo es el único medio de garantizar que éste se centre en el ser
humano y sea inclusivo y equitativo”.
Y posteriormente todavía profundiza más:
“Si agrupamos los ODS en torno a los tres pilares fundamentales del
desarrollo sostenible: el económico, el social y el medioambiental; nos
percatamos de que la cultura y la creatividad desempeñan un papel
transversal en todos ellos. A su vez, los aspectos económicos, sociales y
medioambientales del desarrollo sostenible contribuyen a salvaguardar el
patrimonio cultural y nutrir la creatividad.”
Por tanto, y con el propósito de aclarar, profundizar e investigar dicha relevancia
transversal de la Cultura en los ODS y observar particularmente el papel a jugar por los
gestores culturales en dicha sostenibilidad, se plantea por parte de la Federación Estatal
de Asociaciones de Gestores Culturales (FEAGC) la celebración de esta 5ª Conferencia
de la Cultura. A continuación trataremos de desgranar en este documento base, los
principios que esperamos sirvan de punto de partida de la Conferencia, pero también las
líneas de fuga a fin de reflexionar y tratar de establecer cuál es el papel de la Cultura en el
marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
LÍNEAS TEMÁTICAS:
Los ODS implican, a escala planetaria y con imbricación en lo local, 17 maneras de
entender el desarrollo sostenible, 17 visiones globales del mundo para que perdure, pero
también para avanzar hacia un horizonte de felicidad compartida, sustentada en el
pensamiento crítico y en el ejercicio efectivo de los derechos humanos, sociales, civiles y
culturales. En este sentido, se antoja necesario posicionar desde la Gestión Cultural una
visión cultural y transversal de dichos ODS.
En este punto, cabe preguntarse: ¿cuál es la dimensión cultural del desarrollo? Convertir
la Cultura en un elemento central de las políticas de desarrollo no sólo constituye una
inversión esencial de cara al futuro de nuestro mundo, sino que además es una condición
previa para llevar a cabo con éxito procesos de mundialización que tengan en cuenta el
principio de la diversidad cultural y por tanto el entendimiento entre culturas más allá del
diálogo. Asimismo, conforme a la transversalidad constituyente de los ODS, es
fundamental abordar la cultura desde la consiliencia, es decir, desde una vital unidad (en
la diversidad) de saberes de todo tipo, prácticas, artes, formas de crear, costumbres. La
dualidad entre ciencia y humanismo de la primera modernidad se funda sobre la escisión
del conocimiento y el mito de un saber objetivo que prevalece sobre otros saberes
subjetivos. La ciencia y los avances tecnológicos son una forma de acercamiento al saber
y de búsqueda del conocimiento tan humanística como la poesía o la música. La gestión
cultural, entre otras cosas, es una técnica para organizar la cultura atendiendo a lo
humano en su complejidad de ser, de estar y de saber.
Áreas de trabajo.-
 División de los ODS: los que luchan contra la pobreza en todas sus formas, los
compromisos ambientales y los relacionados con el buen gobierno y la promoción
de sociedades pacíficas.
 La transversalidad de la Cultura en los ODS.
 Un Objetivo especial para la cultura, el ODS17: Alianzas para lograr objetivos.
 Gestión de la consiliencia: la cultura como unidad práctica de todos los saberes.
ESQUEMA DE LA CONFERENCIA :
La Conferencia trabajará sobre una comunicación marco inaugural, tres mesas de trabajo
y una comunicación de clausura repartidas de la siguiente manera.
CONFERENCIA INAUGURAL: “La cultura como elemento central de los
ODS”.
MESA 1: “Objetivo Igualdad”
Es necesario promover desde la cultura la plena igualdad en todos los
sentidos y ámbitos, independientemente de su edad, género, discapacidad,
raza, etnia, origen, religión o condición económica u otra condición,
asumiendo la igualdad en la participación activa en la vida cultural, pleno
empleo y en el acceso universal a los servicios culturales. La cultura
contribuye al desarrollo económico inclusivo y sostenible.
Temas.-
 Cultura, género y desarrollo sostenible.
 Multiculturalidad y proyectos culturales sostenibles.
 Cultura y sostenibilidad.
 Diversidad, dialogo intercultural y trans-culturalidad.
MESA 2: “Cultura, calidad de vida y desarrollo sostenible”
Como ha reconocido la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe
¿Cuál es la evidencia sobre el papel de las artes en la mejora de la salud
y el bienestar? Una revisión del alcance (2019), es evidente que la participación
en la vida cultural contribuye a mejorar la salud, la calidad de vida y el
bienestar, generando desarrollo local sostenible, siendo fundamental el reconocimiento
y la valoración de los productos tradicionales y locales aptos para
el consumo y la producción sostenibles.
Temas.-
 Acción cultural para el cambio social y la sostenibilidad mundial.
 Procesos colaborativos y participación social en la gestión
comunitaria.
 Hábitats de un futuro sostenible.
 La demanda de productos sostenibles por parte de las
audiencias y la ciudadanía.
MESA 3: “Cultura y medio ambiente sostenibles”
Existen vínculos entre las actividades culturales, el conocimiento tradicional
y las prácticas sostenibles ambientalmente, los cuales deben explorarse y
promoverse. La sistemática incorporación de una mirada sostenible a la
creatividad y el arte también debe irse extendiendo como herramienta
básica.
Temas.-
 Cultura y medio ambiente sostenibles.
 El papel de la cultura en la sensibilización ambiental.
 Reutilización, cultura y comunidad.
 Innovación e investigación para y por una cultura sostenible
Proyecto: Museos y ODS.
 Binomio innovación y autenticidad como las dos caras de la cultura.
Modelos de Buenas Práctica en Proyectos de Gestión Cultural entorno
a los ODS.
CONFERENCIA DE CLAUSURA. “La cultura y sus profesionales en torno al
paradigma de sostenibilidad definida por los ODS”.
OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE.
Una visión desde la Cultura
Objetivo 1: FIN DE LA POBREZA.
Se debe garantizar que todos los hombres y mujeres, en especial las personas más
vulnerables y en riesgo de exclusión, puedan ejercer el derecho de acceso a los servicios
culturales, y deben ser entendidos como servicios básicos y de primera necesidad. Las
giras por zonas de difícil acceso a la cultura, las entradas bonificadas a colectivos
vulnerables o la salvaguarda de la diversidad cultural en zonas de supremacía de
expresiones hegemónicas o con presencia de culturas dominantes sobre las demás.
Igualmente, la cultura contribuye al desarrollo económico inclusivo y sostenible, y hay un
buen caudal de datos estadísticos sobre ello a los que debemos sumar el valor añadido
que supone el mantenimiento del empleo. El arte, el reciclaje, la formación, son piezas
poderosas para el desarrollo en zonas económicamente desfavorecidas.
OBJETIVO 2: HAMBRE CERO.
Se trata de lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, así como promover
la agricultura sostenible, a la vez que el reconocimiento y mantenimiento de los saberes
tradicionales relacionados con la preservación de los recursos existentes, unido a un
consumo responsable y de proximidad. Entre estos saberes destacan la agricultura o los
oficios artesanales, que deben fomentarse y promoverse generando una participación
equitativa de los beneficios resultantes y contribuyendo a una mejor redistribución de los
alimentos en un ecosistema más sostenible. Somos también en la creatividad e identidad
de lo que comemos. Gestionar la cultura de la gastronomía tiene implicaciones directas en
la promoción de la diversidad cultural y en la salvaguarda del patrimonio cultural.
OBJETIVO 3: SALUD Y BIENESTAR.
Es recomendable que las políticas y los programas de salud se adapten al contexto
cultural, teniendo en cuenta las costumbres y prácticas locales, así como integrando los
sistemas y agentes de salud de los sistemas tradicionales, cuando corresponda. El arte, la
música, la pintura o la danza benefician la salud: escuchar música ayuda a controlar el
nivel de glucosa en la sangre, hacer música mejora el sistema inmunitario y la gestión del
estrés, bailar proporciona beneficios en todo el cuerpo y la mente y la pintura o la
escultura ayudan en los estados depresivos, la nana relaja y duerme a las personas
recién nacidas. Lo dice la Organización Mundial de la Salud en su informe 67 del año
2019, que por primera vez ha realizado un estudio a gran escala sobre los lazos entre el
arte y la salud y el bienestar y, por primera vez, llama a los Gobiernos y autoridades a
aplicar políticas que mejoren la colaboración entre los sectores sanitario y artístico.
OBJETIVO 4: EDUCACIÓN INCLUSIVA, EQUITATIVA Y DE CALIDAD.
Los programas educativos deben trabajar e incluir la diversidad cultural, la educación
artística, las lenguas locales y el rol de los aspectos culturales en el desarrollo sostenible.
Todos los niveles educativos deben incluir un enfoque cultural, trabajando la motivación
de los estudiantes y las relaciones con la comunidad y no sólo en algunas ramas de
humanidades. Cada recurso educativo y cultural de un centro escolar o universitario debe
estar disponible para la ciudadanía del territorio.
OBJETIVO 5: IGUALDAD DE GÉNERO.
Es necesario promover desde la cultura la plena igualdad de género, asumiendo la
igualdad en la participación activa en la vida cultural, dando más visibilidad y
reconocimiento a las prácticas culturales que realizan mujeres y niñas, y mostrando el
importante papel de las mujeres y las niñas en la vida cultural. Desde las programaciones,
las colecciones y todas las actividades creativo-culturales en general, se debe contribuir a
un equilibrio igualitario para la plena igualdad de visibilidad. Según estudios académicos,
es el sector cultural uno de los que más se están feminizando tanto en el plano laboral
como en el formativo. Ello supone que estamos ante una realidad profesional que
favorece la incorporación de la mujer a la vida social y laboral y, por tanto, la incorporación
de su relato. Ahora falta demostrarlo en las programaciones.
OBJETIVO 6: AGUA LIMPIA Y SANEAMIENTO.
El agua es probablemente el único recurso natural que se halla presente en todos los
aspectos de la civilización humana, del desarrollo agrícola e industrial a los valores
culturales y religiosos inscritos en la sociedad Los poseedores de conocimientos
tradicionales, muchos de ellos ancestrales; deberían estar presentes como participantes
de pleno derecho. Panta rei, “todo fluye”, atribuido a Heráclito por Platón, es la rúbrica de
un mundo y una sociedad que evoluciona y cambia, siendo el agua en su nacimiento,
cauce y fin, metáfora de una acción y reflexión cultural sobre nuestra permanencia en el
existir y también sobre nuestro tránsito efímero.
OBJETIVO 7: ENERGÍA ASEQUIBLE Y NO CONTAMINANTE.
El uso de energía depende de prácticas culturales y rutinas diarias. Comprender cómo
estos hábitos afectan directamente al consumo de energía es fundamental para cumplir
con los objetivos climáticos y energéticos. Los actores creativos pueden participar en el
diseño de actividades formativas y de concienciación vinculadas con este consumo de
energía, generando una cultura de sostenibilidad del planeta y del territorio propio.
OBJETIVO 8: TRABAJO DECENTE Y CRECIMIENTO ECONÓMICO.
Los sectores culturales y creativos cuentan con el potencial de ser áreas propicias para el
empleo inclusivo, sostenible y equitativo, en la medida en que se garanticen las
condiciones laborales apropiadas, en conformidad con los derechos humanos
internacionales. En este mundo globalizado, el empleo en cultura es en muchas
ocasiones difícilmente “deslocalizable” al estar unido a un patrimonio material o inmaterial,
a una tradición local o a una manera concreta de entender la vida por parte de una
población.
OBJETIVO 9: INDUSTRIA, INNOVACIÓN E INFRAESTRUCTURAS.
Los profesionales del sector de la cultura y la creatividad participan ya en proyectos y
procesos que tienen como objetivo la investigación, el desarrollo y la innovación en una
amplia gama de áreas industriales. Las infraestructuras culturales, que ofrecen acceso
asequible y equitativo a la vida cultural, así como oportunidades para participar en ella,
son parte de la infraestructura de calidad, confiable, sostenible que debe estar disponible
para todos y todas. La innovación ha de ir unida a la autenticidad, de modo que no sea un
recurso de oportunistas, sino una oportunidad para el emprendizaje cultural dirigida al
asombro de la vida y de las artes. Innovación suena a creatividad y la gestión cultural en
definitiva, se basa en gestión de la creatividad.
OBJETIVO 10: REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES.
La participación cultural, el diálogo intercultural y el entendimiento y conversación entre
culturas, pueden contribuir al empoderamiento y a la inclusión de todas las personas,
independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o
condición económica u otras desigualdades. La incorporación de otras miradas sensibles
a estas desigualdades será un elemento de cambio fundamental.
OBJETIVO 11: CIUDADES Y COMUNIDADES SOSTENIBLES.
En las ciudades existen muchos sitios y elementos importantes del patrimonio cultural
material e inmaterial, los cuales tienen una función que desempeñar en el desarrollo local
sostenible; de hecho, los aspectos culturales son fundamentales para promover ese
desarrollo. Los espacios verdes y públicos pueden posibilitar la ejecución de las
actividades culturales y la necesidad de que todos puedan acceder a ellas. Las técnicas
tradicionales de construcción y el conocimiento y los materiales relacionados con ellas
pueden ser la base de los proyectos de renovación de los edificios existentes y del diseño
de nuevas construcciones. El fortalecimiento del espacio público como lugar de encuentro
cultural, ágora y espacio pro-común. Por otro lado, la gestión cultural puede ser un aporte
de desarrollo de barrios que frene la gentrificación y preserve las identidades locales, de
suyo imbricadas en una realidad sostenible de su patrimonio y modos de vida.
OBJETIVO 12: PRODUCCIÓN Y CONSUMO RESPONSABLES.
Resulta necesario el reconocimiento y la valoración de los productos tradicionales y
locales aptos para el consumo y la producción sostenibles. Tomar conciencia global para
actuar individualmente, autocunsumo, reutilización, reducción y reciclaje.
OBJETIVO 13: ADOPTAR MEDIDAS URGENTES PARA COMBATIR EL CAMBIO
CLIMÁTICO Y SUS EFECTOS.
Existen vínculos entre las actividades culturales, el conocimiento tradicional y las prácticas
sostenibles ambientalmente, los cuales deben explorarse y promoverse. Los profesionales
creativos pueden participar en las actividades de sensibilización sobre el cambio climático.
Actualmente, ya existe una gran incorporación del discurso contra el cambio climático en
la obra artística en general y debe constituir una gran fuerza de concienciación.
OBJETIVO 14: VIDA SUBMARINA.
Algunas tradiciones culturales se relacionan con la preservación sostenible de los
ecosistemas marinos y costeros y resulta necesario identificarlas y reforzarlas. La vida
submarina implica un espacio humano unido a prácticas y saberes que pueden revelarse
como espacios artísticos y creativos, donde la autenticidad y la innovación (también la
tecnológica) vayan de la mano para ofrecer un emplazamiento de reencuentro entre
patrimonio y contemporaneidad.
OBJETIVO 15: VIDA DE ECOSISTEMAS TERRESTRES.
Resulta necesario integrar los factores culturales relacionados con la preservación de los
ecosistemas terrestres, entre ellos el conocimiento local y tradicional pertinente, en el
diseño, la implementación y la evaluación de las políticas y los programas en esta área.
La naturaleza es una dimensión de lo humano, al ser vista por seres humanos y al ser
hogar de seres humanos. La cultura es una herramienta de reconocimiento de esta
cooperación ancestral y que ofrenda enormes posibilidades de transculturalidad por
explorar.
OBJETIVO 16: PAZ, JUSTICIA E INSTITUCIONES SÓLIDAS.
Los activos culturales, los espacios y centros de conocimiento promueven el acceso a la
información y al conocimiento, y esto constituye pilares para la justicia y las instituciones.
Por otra parte, las estrategias que tienen como objetivo reducir o erradicar la violencia y
promover la paz deben incluir un componente cultural que desarrolle programas de
creatividad artística y comunitaria sobre los principios de la cohesión social, la
comprensión entre diferentes y la gestión pacífica de disensos. Dar una oportunidad
planificada y continuada al arte y a la creatividad desde la participación colectiva es uno
de los instrumentos más eficaces para la implantación duradera de procesos de paz. La
gestión cultural participada de las artes, unida a la educación cívica y democrática, se ha
demostrado en numerosos lugares como la condición previa y más sostenible para
establecer sólidos vínculos humanos y sociales basados en el respeto y la paz.
OBJETIVO17: ALIANZAS PARA LOGRAR LOS OBJETIVOS
Es necesario que las estrategias internacionales, nacionales y locales para el desarrollo
sostenible, incluidas aquellas cuyo objetivo es implementar la Agenda 2030, integren una
dimensión cultural. Debe consolidarse la capacidad de los actores culturales de producir y
distribuir bienes y servicios culturales, particularmente los que representan expresiones
culturales menos conocidas. Particularmente, el movimiento asociativo de la Gestión
Cultural atesora gran experiencia en redes internacionales e incluso mundiales y ha
generado documentación sobre las alianzas internacionales, intersectoriales e
interculturales. Una alianza global que agrupe la diversidad de modos de gestionar y
organizar la cultura es esencial para abordar todas las direcciones que se puedan adoptar
desde la cultura. La diversidad no es sólo un elemento constituyente de las expresiones
culturales, sino también de la forma en que se organiza el fomento, la promoción y
difusión de dichas expresiones. Aprender modos diferentes de organizar la cultura es una
forma valiosa de practicar la transculturalidad, superando la dimensión estrictamente
tecnocrática y abocando la gestión cultural a una dimensión más humanística y compleja.
Este ODS17, es una gran línea de trabajo para los gestores culturales, señalando el
camino de la incorporación de la cultura con voz propia a estos objetivos de desarrollo
sostenible. Las redes culturales ya existentes y las futuras, deberán pronunciarse para
aportar esa transculturalidad ya cimentada a modo de consiliencia.